Google retrasa la desaparición de las cookies a 2023

Google retrasa la desaparición de las cookies a 2023

Veníamos anunciándolo por activa y por pasiva. Os trajimos incluso una guía con 5 maravillosos consejos. Nos habría faltado empapelar la Gran Vía con la desaparición de las desapariciones. Y es que enero de 2022 era la fecha señalada por Google para su decisión de eliminar las conocidas cookies. Una decisión que supone también la desaparición de la capacidad de rastreo, por tanto, de perfilado y en consecuencia, de segmentación eficiente. En definitiva, nos encontrábamos a las puertas de un nuevo paradigma que planteaban numerosas preguntas que involucraban a diversos sectores. Y, de repente, dos años más de todo tal como lo conocemos: Google retrasa la desaparición de las cookies a 2023.

Una decisión tomada “por responsabilidad”

Efectivamente. Con exactamente la misma cara nos hemos quedado nosotros también. Y es que tras anunciarlo a los cuatro vientos, Google se retracta y anuncaba este jueves que no eliminará las cookies de terceros de su navegador Chrome (el navegador mayoritario en todo el mundo, usado por aproximadamente un 63% de los usuarios) hasta finales de 2023; dos años más tarde de lo que estaba previsto. La multinacional afirma que lo hace “por responsabilidad”, ya que abandonarlas en la fecha inicialmente prevista podría “poner en peligro los modelos de negocio de muchos editores web que apoyan los contenidos de libre acceso“.

Como ya sabemos, la cookies de terceros son el software que se instala en el dispositivo cuando visita un servicio o página web para seguir su navegación a través de la red e inferir sus intereses con motivos publicitarios. Estas piezas de código informático son enviadas por un tercero, no por la página o servicio que se visita, para el que recopilan datos. Un modelo de software que en 2020, cuando anunció que las eliminaría, Google reconoció había producido “erosión de la confianza” de la publicidad digital. Ya que “proporciona a miles de empresas una enorme cantidad de datos de usuarios individuales”.

Google prevé enfoques más privados en áreas claves

La compañía Google tranquiliza y asegura que el retraso proporcionará el “tiempo suficiente para el debate público sobre las soluciones adecuadas, el compromiso continuo con los reguladores y para que los editores y la industria publicitaria migren sus servicios”. “Tenemos previsto seguir trabajando con la comunidad web para crear enfoques más privados en áreas clave”, asegura en una entrada en su blog oficial. Trabajo que ha enfocado a trabajar en un modelo alternativo a las cookies.

Lo llama ‘FLoC’ (Federated Learning of Cohorts) y consiste en impedir el rastreo individual pero habilitar el análisis de datos personales agregados de conjuntos de personas con perfiles publicitarios similares. La idea sería, entonces, que un navegador que use FLoC en vez de cookies de terceros recopilaría información sobre la navegación del usuario, pero no la enviaría a una base de datos en la que quedaría registrada bajo su nombre y apellidos o un número de identificación publicitaria.

¿Qué hace entonces? Añadirla a esa “cohorte” formada por usuarios con hábitos parecidos. El número mínimo de personas en cada cohorte sería de unos pocos miles, según la propuesta de Google. Cuando los intereses particulares de un grupo de usuarios conformaran cohortes demasiado pequeñas se juntarían con otras para alcanzar el número mínimo e impedir una identificación por descarte.

Lo cierto es que la alternativa de los FLoC no ha convencido a los especialistas en privacidad y Google retrasa la desaparición de las cookies a 2023. La alternativa, además, se encuentra siendo analizada también por la Comisión Europea; que sospecha que podría aumentar aún más la dependencia que los anunciantes tienen de Google.

Leave a Reply