¿En qué consiste el marketing emocional?

¿En qué consiste el marketing emocional?

El marketing emocional es una poderosa herramienta que incide muy directamente sobre la imagen de marca. Basado en una estrategia que apela principalmente a las emociones, con el marketing de nostalgia es posible despertar determinados sentimientos en el consumidor de manera que este conecte con las marcas desde una dimensión humana. En estos tiempos de digitalización forzosa, más que nunca es necesario combinar los números y la automatización con contenidos que “lleguen al alma”. ¿Las razones? Para generar una repercusión a más largo plazo y focalizarnos en el branding. Teniendo en cuenta estas bases ¿En qué consiste el marketing emocional?

En busca de la humanización de las marcas

En un momento en el que el consumidor busca, más que nunca, marcas humanizadas, el marketing emocional es una de mejorar herramientas a la hora de conseguir enamorar a nuestro target. ¿Cómo es posible “dar este salto”? Pasando de la razón la emoción. Contando una buena historia a través de una serie de recursos multimedia que despierten emociones. Y es que la tendencia es clara: los mensajes vacíos ya no venden. Y más ahora, en el que cualquier tiempo pasado se nos antoja dolorosamente mejor.

En cuanto a los recursos multimedia mencionados, las redes sociales se convierten en el mejor escenario para conseguir la conexión de personas con historias de personas. Historias que se realicen a través de campañas de branded content que generen un elevado engagement y puedan conseguir altos grados de viralidad. Confiar en el alcance orgánico para visibilizarlas, en un principio, no será suficiente. Por ello conviene destinar una gran parte de la inversión a su promoción a través de publicidad. En ese sentido, los post promocionados se presentan como una opción económica atendiendo a su gran alcance.

Será necesario, además, dejar de lado los objetivos a corto plazo y apostar por campañas con una visión estratégica mucho más dilatada en el tiempo. En definitiva, el objetivo de nuestra campaña será convertirse en inolvidable de cara a garantizar la fidelización de nuestros clientes a futuro. La emoción mueve el mundo y, por tanto, mueve a la compra.

¿Cuáles son las ventajas del marketing emocional¿

Las principales ventajas que nos puede aportar el marketing emocional son:

  • Prescripción o recomendación: las campañas de marketing emocional tienen mas impacto en nuestros clientes fidelizados por tanto ayuda a la recomendación al tocar el lado más humano.
  • Suelen ser campañas con mayor nivel de viralización y comentarios.
  • Mejorar la imagen de marca: al trabajar los valores y atributos humanizando la marca, construimos una marca más cercana, más personal. Esto facilita que la percepción de la marca mejore.
  • Reforzar el vínculo con el cliente: al tocar las emociones, si la campaña conecta y llega refuerza el vínculo con el cliente. Es decir, el cliente sentirá lo mismo que la marca y, por tanto el grado de identificación será mucho mayor.

Objetivo: conseguir la vinculación afectiva con la marca

La publicidad emocional no es nada nuevo: los anunciantes han apelado a los instintos más primarios desde los inicios de la publicidad. Véase los esperadísimos anuncios navideños de cada año. Claros ejemplos de campañas publicitarias que apelan directamente a los sentimientos. Hoy en día, la conexión emocional con nuestro target es imprescindible para llegar hasta él, generar una respuesta emocional que tenga un impacto significativo en su vinculación afectiva con la marca. Esto es algo que puede conseguirse claramente a la hora de producir cortometrajes publicitarios, como, por ejemplo, el anuncio de Estrella Damm 2021.

En este sentido, y más allá del humor, la tristeza, la compasión, la empatía o el amor, conviene fijarnos en un sentimiento que funciona aún mejor en publicidad, dada su extrema complejidad: la nostalgia. El marketing de nostalgia se vale iconos del pasado para llamar la atención del consumidor y hacerle revivir momentos felices. El estado de ánimo que se genera es muy positivo y, por tanto, despierta simpatía.

El proceso que se produce en la mente del consumidor estimulado mediante el marketing de nostalgia es muy complejo, ya que el sentimiento nos hace revivir un pasado idealizado que combina muchos recuerdos diferentes a la vez que se filtran y descartan las asociaciones negativas. Así, este tipo de estrategias nos permiten conectar con el consumidor a un nivel muy elevado, alcanzando el culmen del marketing emocional.

Leave a Reply