El por qué de las cosas

El por qué de las cosas

Y como diría más de uno que ya no está en la agencia (o alguno que sigue)… el turno del gruñón. Y todo esto porque lo único que me gusta es que las cosas salgan bien, ¡ojo! Y me gusta que las cosas salgan bien porque en parte soy un poco cuadriculado, igual mi rama ingeniera tiene algo que ver.

Pasado ingeniero, sí, y os preguntaréis, “joder, el friki este qué pinta haciendo campañas de marketing, qué sabrá”… pues bien, os cuento un poco mi historia (igual os aburrís).

Caí hace unos cuantos años, gracias a un amigo por qué no reconocerlo, en manos de unas personas estupendas. Ese chavalito que llegaba de Huelva con ganas de comerse el mundo y aprender lo máximo posible. ¿Tenía experiencia?, yo creía que sí porque hacía páginas webs cutres, pero cuando llegué a la agencia en la que comencé me di cuenta de que no sabía de nada. De modo que me tocó apretar los machos y ponerme las pilas, aprovechar al máximo las horas que pasaba en la oficina y estudiar en mis ratos libres… A los pocos meses, un tío que no sabía que era un CPM o el CTR y que le sonaban a chino palabras como “briefing”, “target” o incluso “asap” se tenía que enfrentar a unas maravillosas campañas de Programática (sí, hace 8 años y más existía la programática).

De no saber nada, a cogerle el gustillo a esto del Marketing Digital, y esto que quede claro, no es de un día para otro, aunque si los primeros días no te apasiona, igual sería mejor dejarlo y buscar tu verdadera pasión.

La importancia de un equipo

Como comentaba anteriormente, tuve mucha suerte y congenié muy bien con dos personas, que no eran mis jefes sino mis compañeros de viaje. Con uno de ellos sigo día a día compartiendo “todo”, con el otro, por desgracia, no podemos compartir más.

Para mí, ha sido la clave de todo el crecimiento que he podido tener estos años, rodearte en el trabajo y en lo personal de personas que confíen en ti, que te den la oportunidad de desarrollarte y de demostrar tu valía, y no digo solo de jefes o líderes, sino también de compañeros, en el día a día aprendemos de todos y si tenemos que remar en una dirección, mejor que todos vayamos en la misma.

La curiosidad como punto de partida

Aparte de la compañía, en estos años lo que me ha hecho crecer es tener curiosidad por todo, plantearme cualquier movimiento que hacía. Ya fuese crear una campaña de una forma, plantear una estrategia o incluso hablar con un cliente.

El plantearte el por qué de las cosas me ayudaba a entender todo de verdad, sabemos que esto del Marketing Digital no es física cuántica y por eso, debemos entender en todo momento qué estamos haciendo. Cosas que hacía, las almacenaba porque sabía que las tendría que utilizar en el futuro.

Y  a partir de aquí, comenzó el gruñón

Todo esto, me llevó a gestionar mi equipo. Me daban la oportunidad -en la agencia donde empecé (la segunda en realidad)-, de montar mi equipo y empezar a gestionarlo. El mundo ideal de cualquier persona, ¿no? Entrar y crecer en una empresa en la que te sientes como si fuera tu casa. Donde pasabas tantas horas que muchos días desayunabas, comías, cenabas y caían unas cuantas copas en el bar de enfrente con “jefes” y compañeros porque estás tan a gusto que no quieres volver a tu casa.

Y a partir de aquí, comenzó el “gruñón”. Pero que ni soy gruñón ni nada, lo único que quiero es que mi equipo sea el mejor y todos crezcan profesionalmente. A veces con un poquito de mano dura, lo reconozco, pero sin maldad.

Luego, por suerte, algunos excompañeros me han dicho “menos mal que me decías las cosas como eran, porque he aprendido muchísimo”, y ahora son ellos quien están gestionando sus propios equipos o en puestos “mejores” de los que tenían en la agencia. La satisfacción que me llevo al ver que han crecido y que los años que hemos vivido juntos nos han servido a los dos.

Y todo esto en Mediacore

Pues sí, todo esto en Mediacore. Un lugar que para mí es mi casa, donde tengo y he tenido la suerte de haber vivido momentos inolvidables y que seguiré viviendo. Donde todas las personas que han pasado por esta casa han aportado momentos buenos y solo puedo estar agradecido.

Y explicada, muy brevemente, esta es mi historia. Donde únicamente puedo sacar una conclusión, da igual que seas ingeniero, psicólogo, abogado o que no tengas formación, pero en el lugar idóneo, con ganas y trabajo, podemos conseguir lo que queramos.

Miguel Ángel Jiménez Framilio – Chief Operations Officer

Leave a Reply