La importancia de la estrategia digital en las empresas

Estrategia digital

Nadie puede escapar hoy en día de la digitalización, y mucho menos las empresas que quieran seguir siendo competitivas. Y es que, desde hace algún tiempo, muchas compañías están sometidas a contrarreloj, enfrentándose al reto de identificar y aprovechar las oportunidades que el mundo digital ofrece, así como los riesgos que implican la adaptación a las nuevas reglas del juego que se rigen entre las empresas y los consumidores. 

Todo esto hace que encontrar la forma de transformar las empresas bajo los desafíos que supone la digitalización sin que nadie se quede atrás, es el principal reto al que se enfrentan muchos negocios actualmente.

Ya no nos sorprende ver cómo millones de usuarios permanecen conectados en cualquier momento y lugar a través de sus dispositivos móviles. Esta popularización de smartphones y tablets suponen un sinfín de oportunidades que las empresas deben saber aprovechar. Por eso, para transformar una empresa, hay que conocer bien el entorno digital, para así poder trazar la estrategia digital necesaria: cuáles son los objetivos y qué herramientas se van a utilizar para ello.

La evolución y la revolución de la digitalización de nuestro día a día, ha llegado a tal punto que las compañías o las empresas que no están en internet, parece que no existen o llegan incluso a generar desconfianza entre los usuarios.

Conseguir una buena estrategia digital no es nada fácil. Requiere estudio, preparación y ejecución. Pero si estos pasos previos se aplican bien, el tiempo previo dedicado a un plan de transformación será muy rentable.

¿Qué oportunidades ofrece el medio digital a las empresas? 

Muchas empresas, a la hora de poner en marcha una estrategia en el canal digital, están desorientadas o tienen dificultades para obtener unos resultados acordes a sus expectativas.

Por eso, una de las primeras oportunidades que la digitalización ofrece es la de crecer, así como la accesibilidad. También, gracias al medio digital, se pueden medir las campañas, en cada una de sus fases y valorar los resultados.

Otro punto muy interesante que el medio digital nos ofrece es conectar e interactuar  con el público al que nos dirigimos. El mundo online ha modificado los modelos de comunicación tal y cómo lo conocíamos en la actualidad.

Algunas de las ventajas que la digitalización ofrece (a pesar de que aún queda mucho por explorar y explotar) son las siguientes:

  • Crecer: el mundo digital sólo tiene las fronteras que nosotros mismos nos imponemos.
  • Un medio con el que estaríamos al alcance de todos: el coste de las iniciativas dependerá de los objetivos que pretendemos obtener.
  • La huella digital se mantiene con el tiempo: podríamos definir internet como una gran enciclopedia en la que se aloja la historia de una empresa, marca o producto. Por ello, Internet es un medio que nos ofrece oportunidades para interactuar y mejorar de forma ágil cualquier situación a la que nos enfrentemos.
  • Nos ofrece la posibilidad de corregir y reorientar las estrategias sobre la marcha.
  • Las herramientas de medición de resultados nos ofrece una información que era muy difícil conseguir hasta la fecha.
  • El mundo online ha ido poco a poco, transformando el perfil del consumidor. Ahora tiene un mayor acceso a la información, volviéndose así más exigente al saber lo que quiere.

Todo esto ha hecho que los modelos de comunicación en los que prima la inmediatez e interactividad sean cada vez más demandados.

Son pocas las empresas españolas que se muestran ajenas a contar con una estrategia digital. De hecho, España es el séptimo país de la Unión Europea en el ranking de digitalización en las empresas, según el Instituto de Estudios Económicos (IE) avanzando del decimocuarto puesto que obtuvo el pasado 2016 en clasificación donde se analizan conectividad, capital humano, uso de internet, integración de las tecnologías digitales y servicios públicos digitales.

La revolución digital es una realidad y por eso, debemos adaptarnos a las reglas que esta dicta. Para ello, las empresas deben ir poco a poco adaptándose, enfrentándose a los diferentes desafíos que ésta plantea para evolucionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *